salvar mi matrimonio

Al llegar a casa lo primero que hicimos fue secarnos, y luego hicimos el amor en el sofá. No recuerdo más, no recuerdo qué cenamos ni si fue especial o no esa noche. Sólo recuerdo la lluvia, y los besos, y la sensación de plenitud que siente uno cuando es realmente feliz. Y nada más.

EnTerraza.jpgSon las nueve y dos minutos de la mañana y ya estoy aquí, lo que significa que me levanté hace un rato y ya hice el café y me puse las salvar mi matrimonio.

También me puse una chaqueta al levantarme porque sigo durmiendo en bragas y ya hace frío, se nota porque la cama ya no está tan revuelta por la mañana, ya no están todas las sábanas por el suelo sino que ella y el nórdico están básicamente igual que cuando me acuesto por las noches. También lo noto porque esta es la segunda noche que me tengo que levantar de madrugada a cerrar la ventana.

Tengo ganas de que llegue el leer mas. Me gusta el tiempo así, un poco de frío y cielos grises.

Qué casualidad, hacía años que no la oía y ahora de pronto…. Resulta que en Mallorca uno de los pocos momentos que elijo recordar, trascurre en la habitación del hotel. No recuerdo qué ibamos a hacer, el caso es que teníamos algo de tiempo y podíamos tomarnos la ducha con tranquilidad. Medea se metió primero y yo me quedé tirada en la cama esperando mi turno, jejeje, empezamos a cantar canciones del año de la pera en voz alta, bueno en voz muy muy alta, casi dando voces.

 

Al llegar a casa lo primero que hicimos fue secarnos, y luego hicimos el amor en el sofá. No recuerdo más, no recuerdo qué cenamos ni si fue especial o no esa noche. Sólo recuerdo la lluvia, y los besos, y la sensación de plenitud que siente uno cuando es realmente feliz. Y nada más.
Miércoles, 25 de Agosto de 2004 11:29 #. Tema: Estas y otras cosas demuestran que aún hay esperanza Hay 5 comentarios.

26/08/2004

Un día más

EnTerraza.jpgSon las nueve y dos minutos de la mañana y ya estoy aquí, lo que significa que me levanté hace un rato y ya hice el café y me puse las lentillas.

También me puse una chaqueta al levantarme porque sigo durmiendo en bragas y ya hace frío, se nota porque la cama ya no está tan revuelta por la mañana, ya no están todas las sábanas por el suelo sino que ella y el nórdico están básicamente igual que cuando me acuesto por las noches. También lo noto porque esta es la segunda noche que me tengo que levantar de madrugada a cerrar la ventana.

Tengo ganas de que llegue el otoño. Me gusta el tiempo así, un poco de frío y cielos grises.

Qué casualidad, hacía años que no la oía y ahora de pronto…. Resulta que en Mallorca uno de los pocos momentos que elijo recordar, trascurre en la habitación del hotel. No recuerdo qué ibamos a hacer, el caso es que teníamos algo de tiempo y podíamos tomarnos la ducha con tranquilidad. Medea se metió primero y yo me quedé tirada en la cama esperando mi turno, jejeje, empezamos a cantar canciones del año de la pera en voz alta, bueno en voz muy muy alta, casi dando voces.