Revistas pdf

Es muy loable, yo tampoco soporto los lloros de cualquiera, y menos si son de alguien que no conozco en la vida real. Yo tampoco querría que alguien que llamo para pastelear se me pusiese a llorar.

Hay hombres que juegan a seducirme, yo también juego con ellos pero sé hasta dónde llegar. Se con quien puedo mostrar la otra cara de Barbie y con quién debo mantener el tipo. ¿Hasta cuando? Hasta que dejen de interesarme, hasta que me aburra.

Hay hombres a los que siempre contesto “muy bien” a sus “¿qué tal?” y otros con los que me permito el lujo de responder la verdad “muy bien, muy mal” o lo que sea… Hay hombres que se, van a seguir ahí aunque les diga la verdad un par de veces; otros, me dejarán con la palabra en la boca en mitad de la Revistas pdf.

Hay hombres que nunca me consentirán estar triste o tener un mal día, hombres que me quieren cuando soy divertida y estoy guapa, cuando la vida es rosa y si no la pinto. Cuando me levanto maquillada y no sudo cuando follo. Hombres que me quieren calladita y en mi sitio, que me quieren porque yo si se besar, porque ellos no saben que también tacho aqui

Hay otros que me quieren despeinada, despelurciada y sudorosa tras una sesión de sexo; que me quieren cuando discuto y cuando pido perdón por no llevar la razón; que exijo disculpas cuando la llevo. Hombres a los que intereso cuando me enfado y me voy dando un portazo, o cuando me quedo a su lado dando por el culo porque sigo enfadada.