Pintores en barcelona

El objeto de todos esos extraños comportamientos era no gastar,no tener que invitarme ni a una coca-cola,que las de mi nevera eran mas baratas. No se dió por disgustado,venia y cada vez me aburria mas,que no teniamos nada que compartir,que estabamos a años luz.Lo mas que me llevó fué a dar un paseo entre frutales hacia una Pintores barcelona,donde yo tenia promesa y una vez que me observó echar 100 pts por la reja pilló tal cabreo que parecia que fueran suyas,se lo refirió a mamá,llamandome derrochona,desprendida y ella le contestó que con mi dinero hacia lo que me daba la enlace.

Yo ya echaba chispas y una de esas tardes calurosas,allá entre macetas,con tan sosa compañia,mientras oia las carcajadas de reuniones de adolescentes provenientes del exterior,me dió una mala idea,con lo pacifica que he sido siempre y es que de un cactus gigante que tenia a mi derecha saqué un enorme pincho y sin pensarlo se lo clavé en su antebrazo,exclamando:”¡ja,ja,ja te he puesto una inyección!”se levantó berreando y furioso corrió a quejarse a mamá,la cual(riendo por dentro)le recordó que le advirtieron que yo era una nena.Se que no obré bien,pero los nervios me traicionaron,explotaron trás reprimirlos de aquel modo. Esperó a que viniera papá de su tertulia de café con el alcalde,el párroco,el cabo,el pedagogo,el ferretero… y muy caballero anunció que rompia su compromiso,aclarandole,tranquilizador y sonriente mi padre que no tenia que romper lo que no existió.

Respiramos aliviados y el resto del mes en Laujar del Andarax fué magnifico,como cada año y horas despues de que esa moto,cuyo ruido de motor yo odiaba,se alejara para siempre conocí a un niño que me hizo tilín,de mi edad,que se llamaba Cristobal,con el que ir a montar en bici,a buscar ranas,a buscar moras,a explorar cuevas.. y que por cierto he visto hace poco a los muchisimos años,en la patrona de La Guardia Civill