Movies en linea

Por supuesto que ha habido quien me ha enviado a hacer puñetas, pero también ha habido quien me ha escuchado y le ha supuesto un alivio pensar que el problema sólo esté en su cabeza y no en terribles fantasmas que le persiguen no-se-sabe-por-qué. En una ocasión defendí esta postura en el fenecido-defenestrado foro seipe y poco menos que me echaron a los perros. Que quién era yo para insinuar que nadie estaba loco. Una salida de tono sin más fundamento, pero tiene su Movies en linea.

En el submundo de la creencia acrítica está bien tragarse cuentos que te pueden conducir a la inestabilidad (dependiendo de las condiciones personales, claro), puedes estar contactando con espíritus y etés, comunicándote telepáticamente con gente del otro lado del mundo, viajando astralmente noche sí, noche también, y a nadie le parece extraño. Es normal y deseable tener semejantes experiencias. Pero la locura es un monstruo, un tabú, una aqui terrible ante la que debemos taparnos los oídos. No-no-no-no-no, no estoy loca, no estoy loca, no-no-no-no-no-no…

¿Y qué entienden por locura, realmente? Sencillamente, a cualquier tipo de inestabilidad psíquica. Es más probable establecer contacto con los muertos que “estar loca”, calla, calla, qué voy yo a estar loca. Y padecer alguna enfermedad mental no es agradable, pero lo que desde luego no es, es una lacra, como parecen querer establecer alegremente.