Chicas fitness

He descubierto un blog de una persona que está aprendiendo a ser feliz. No me importa como es físicamente, ni su tendencia sexual, ni si tiene mucho o poco dinero… todo aquello físico y material. Me interesa lo que piensa, lo que escribe, lo que Chicas fitness…

Es muy típico entre los/as docentes decir que a la vez que enseña, aprende. Los/as mejores profesores que he tenido han sido aquellas/os que han llevado a la práctica esa idea. Han sido clases y conversaciones interesantes que me han enseñado y aportado muchas cosas (aunque las notas no siempre fuesen las mejores Click aquí ).

Ryan tiene un don. Mientras aprende, enseña. Esa capacidad para explicar una experiencia y hacer la pregunta adecuada para que los que estamos leyendo reflexionemos sobre ello a partir de nuestras propias vivencias… ¡pues es realmente admirable!

Con sus dos últimos escritos ha conseguido que una parte de la comunidad virtual recordemos etapas de nuestra vida y reflexionemos sobre ellas. Creo que puede ayudar a todas las personas que lo saben valorar, como Izan, que ha sacado algo interno para trabajar y superar (¡suerte!).

Yo me pregunto, ¿qué oscuros resortes estás tocando en aquellas personas que no pueden evitar leerte y leer nuestros comentarios en tu blog? ¿Por qué ese interés en dejar constancia de que ‘son mejores’?
Quiero decir que a mí me estás enseñando a intentar ser feliz, por lo menos a reflexionar sobre mí, mi vida, mis experiencias… lo que significa madurar más (¡y la verdad es que va siendo hora!) sin dejar de soñar y de superarte cada día.

Ah! ¡Yo adoro el verano! Me gusta el calor aunque sea asfixiante: una casa perdida en el bosque, al lado de un lago, un río con cascada, en verano (bueno en realidad es clima tropical, calor todo el año, y faltaba la pareja, éramos cuatro amigas y los anfitriones)… comiendo pescado, bebiendo cerveza y bañándonos… (lo peor: la resaca). También me sirve una playa tropical, con sombra de los cocoteros y bebiendo agua de coco recién cogido, pasear por las dunas… además en este caso el agua del mar es caliente y no hay resaca… me encanta… Ninguno de los dos casos son zonas turísticas ni conocidas, no estábamos con nuestras parejas, pero fueron bellas experiencias compartidas con amigas y amigos.